Chile: Cerca del 25% de los seleccionados en las universidades vía PSU tendrá gratuidad

Según cifras entregadas por 25 de universidades adscritas al Sistema Unico de Admisión (SUA) respecto de los cerca de 60 mil estudiantes seleccionados en los planteles que tendrán gratuidad, más de 23 mil (25%) ya tienen certeza de que podrán acceder al beneficio este año. Esto de acuerdo a los resultados de las postulaciones vía PSU entregados ayer.

Entre los planteles con un mayor número de futuros alumnos con gratuidad está la U. de Santiago (2.458), U. de Chile (1.698), U. Federico Santa María (1.477) y la U. de Valparaíso (1.400). Para el rector de la U. de Chile, Ennio Vivialdi, esta cifra resulta “emocionante, porque demuestra que ante un escenario de gratuidad los jóvenes prefieren nuestra universidad”.

De las cifras, también se desprende que el 65% (14.783) de los seleccionados que podrán estudiar gratis optó por universidades estatales. Al respecto, el vicepresidente del Consorcio de Universidades del Estado (Cuech) y rector de la U. de Antofagasta, Luis Loyola, planteó que las cifras demuestran que “ante la gratuidad, los jóvenes prefirieron postular a planteles del Estado”.

Loyola agregó que hay una situación que les preocupa: “Existe un alto porcentaje de estudiantes con incertidumbre respecto de su situación, porque aparecen con gratuidad, pero deben entregar documentación que acredite su situación socioeconómica”.
Universidades en ChileSe trata de cerca de nueve mil jóvenes que tendrían el beneficio, pero no tienen certeza debido a que deben entregar información a la universidad donde se matriculen, para que ésta sea validada. “Esos alumnos tendrán que pagar derechos de matrícula y firmar pagarés y eso es una preocupación para esas miles de familia que están en duda”, sostuvo Loyola.

Una de las instituciones con más alumnos en situación pendiente es la U. Católica, con 1.400 casos. Según explicó el rector Ignacio Sánchez “ellos deberán solicitar entrevistas con nuestras asistentes sociales para enviar información al Ministerio de Educación, a la fecha ya tenemos 200 entrevistas solicitadas, cifra que debería aumentar mucho mañana (hoy)”.

Para el académico de la U. Diego Portales, José Joaquín Brunner, “es muy grave que los postulantes aún no sepan si tienen gratuidad o no. Muestra que esto se hizo a destiempo, muy encima del proceso de admisión. Y uno entiende que los alumnos no tengan antecedentes necesarios, porque todo se entregó a destiempo. Hay una responsabilidad del gobierno y del sistema de admisión que no entregó bien la información”.

En el proceso de admisión 2016, se registró un incremento del 13% en el número de postulantes, cifra que para algunos rectores podría explicarse por la implementación de la gratuidad. Pero Brunner estima que “hay una menor restricción para postular porque ya no está el factor de copago para los alumnos vulnerables con becas”. Y advirtió que “eso no significa nada en términos de política pública, hasta que sepamos si realmente se produce un movimiento de la composición social en las universidades, porque no hay mucho cambio en las vacantes”.

Uno de los temas asociados a la gratuidad es la cantidad de recursos que recibirá cada institución por parte del Estado para financiar la gratuidad de los estudiantes. Al respecto, el vicepresidente del Consejo de Rectores (Cruch), Aldo Valle, recordó que “el gobierno se comprometió durante la tramitación de la Ley de Presupuestos a que se pagará una primera cuota en febrero”. 

“Esto es muy importante, porque por la vía del derecho de matrícula que pagaban los estudiantes, las universidades recibían recursos que permitían cumplir con las obligaciones, ya sea para el pago de sueldos de académicos o a proveedores durante los primeros meses del año. Al no existir ese pago, muchas instituciones se verán afectadas, sobre todo aquellas que tengan más de un 60% de alumnos con gratuidad”, afirmó Valle.

“Mi familia dice que soy un orgullo para ellos”
María Jesús Aedo estudiará gratis la carrera de sus sueños: Ingeniería Civil Industrial en la U. Diego Portales.

Cuando María Jesús Aedo supo que iba a poder estudiar gratis Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Diego Portales, el sentimiento fue de orgullo y de tranquilidad. A sus 20 años, es la primera persona en su familia en llegar a la universidad y lo hace en la carrera que quería. María Jesús vive con su hermano menor,  su abuela materna y su madre, que trabaja en un puesto provisorio de verduras que le entregó la municipalidad. A pesar de que sus  recursos son escasos, María Jesús siempre tuvo la determinación de estudiar, y sus resultados lo demuestran: Ponderó sobre 650 puntos en la PSU y salió con promedio 6,4 del liceo 7 de Niñas de Providencia. “Me siento orgullosa de la hija que tengo, porque independientemente de los pocos medios que tenemos, gracias a sus méritos, ella llegó a donde quería”, cuenta María Emilia Silva, su madre. La gratuidad fue fundamental para que su hija tuviera esta oportunidad: “Estamos súper agradecidos, si hubiera dependido de mí, por muy inteligente que fuera mi hija, yo no habría podido pagarle la universidad”. María Jesús, que comienza su carrera en marzo, dice que no sabe describir la felicidad que siente y que esto es una oportunidad para ayudar a su familia: “Me siento orgullosa de mi misma y mi familia dice que soy un orgullo para ellos. Con esto voy a hacer que salgamos adelante”. Además, espera ser un ejemplo para que su hermano menor siga sus pasos.

“Yo no hubiese podido estudiar con un crédito”
Katherine López trabajó, cuidó niños y se preparó sola para la PSU. Hoy es beneficiaria de la gratuidad y entrará a la UC.

“No creo que nadie me pueda borrar la sonrisa”, dice Katherine López. Ella es una de las beneficiadas por la gratuidad, y gracias a eso, podrá estudiar Construcción Civil en la Universidad Católica. Vive en Colina, y hasta hace poco, trabajaba todos los días en un restaurante de comida rápida en Santiago Centro, para ayudar a su madre con los gastos de la casa. Es tímida y risueña, y termina casi todas sus frases con una pequeña risa. Tiene motivos para estar feliz, es la primera en su familia en entrar a la Universidad.

Katherine vive con su madre y tres hermanos, entre 17 y 3 años. Entre su trabajo, el ayudar a su madre los fines de semana en la feria, el cuidar a sus hermanos y ayudar en la casa, Katherine se preparó para la PSU. Lo hizo sola y ponderó 686. “Todos me decían que no podía estudiar en un instituto. Que merecía estar en la universidad. Creo que este es el mayor orgullo que tengo, y el de mi mamá”, dice emocionada Katherine. Cuenta que cuando su  madre se enteró que había quedado seleccionada para la gratuidad, llamó a todos sus conocidos para contarles. 

Ahora está ansiosa por empezar el semestre. Dice que planea ser de las mejores alumnas, porque tiene que sobresalir para asegurarse un buen futuro, porque cree que en Chile tener un título profesional es lo más importante”.

“Aparezco con gratuidad pendiente”
Maira Sánchez fue seleccionada en Veterinaria de la U. de Concepción, pero no sabe si recibirá el beneficio.

Toda la vida Maira Sánchez ha querido ser médico veterinaria. A los 17 años, y ya con los resultados en manos, supo que había sido seleccionada en la U. de Concepción gracias a 643 puntos ponderados. 

Antes de hacer el proceso investigó qué becas podía obtener y si cumplía con los requisitos para estudiar gratis. Y así es. “Busqué en las páginas del ministerio y vi que con $ 180 mil per cápita, que es la situación de mi casa, puedo ser parte del beneficio”, dice. En su casa vive con su madre, que es profesora y con un tío.

Ayer, luego de ver el resultado de su postulación, se percató que es una alumna con gratuidad “pendiente”. Sánchez explica que esto se debe a que no ha acreditado su situación económica, lo que debe hacer presentando varios documentos al momento de ir a matricularse, como la ficha de protección social.   

Para la penquista obtener la gratuidad es importante. El arancel real de la carrera es de $ 3.800.000, y el de referencia de $ 2.700.000. “Tendría que pagar aproximadamente un millón y medio y no he visto cómo. No tenemos plata para pagar. Estamos preocupados, esperando a que si no me dan la gratuidad, pueda tener becas a parte del CAE”, dijo. 

Y es que ella ya está preseleccionada para varias becas. A pesar de esto, reconoce que su familia no estarían en condiciones de pagar mensualmente un copago. Además, le preocupa que “el martes me tengo que matricular, pero se supone que si me dan la gratuidad no debería pagarla”.
Desde el Mineduc informan que de ser aceptada ese pago se le devolvería.// La Tercera

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »