USFX: Sustituir con “cueritos” de fruta las golosinas para niños escolares

Más que “cueritos” son láminas flexibles de pura fruta que fueron procesadas en la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor San Francisco Xavier de Chuquisaca, como una forma de sustituir el consumo de las golosinas para los escolares.

Los ingenieros Mario Montalvo y Gonzalo Pérez desarrollaron el proyecto cuyo resultado fue las láminas flexibles de distintas frutas, enriquecidas con calcio, hierro y vitaminas. “Los productos obtenidos, de acuerdo a la variedad de fruta, tienen colores y sabores naturales atractivos, que llegan a ser tan solicitados como las golosinas hechas con azúcar y colorante”, dice el resumen de resultados entregado en la feria del Premio Plurinacional de Ciencia y Tecnología, donde el proyecto participó como uno más de 32 clasificados.

Pérez explicó que la investigación derivó en la obtención de un producto que mantiene las características de la fruta fresca, como la textura y el color, lo que la hace diferente de la conocida fruta deshidratada. “Hemos estudiado el tiempo adecuado de secado, el espesor de la lámina, la velocidad del aire de secado. La gran ventaja es que son productos sanos, no contienen colorantes ni aditivos perjudiciales para la salud”, dice el entrevistado.

El producto es susceptible de recibir hierro u otros compuestos vitamínicos para su enriquecimiento en función de una mejor nutrición de los consumidores (niñas, niños y adolescentes), y también es posible su combinación con otras frutas y/o verduras. Fuera de los compuestos vitamínicos, que son opcionales, y el ácido cítrico para regular el pH del producto, no se utiliza conservantes u otros compuestos químicos, y el producto puede durar hasta seis meses antes de su consumo.
Propuestas universitariasLos ingenieros trabajaron en equipos construidos y diseñados a escala laboratorio, eso les permitió calcular matemáticamente cada una de las fases del proceso para proponer el diseño de los equipos a escala industrial. El trabajo no ingresó en los estudios de costos de producción u operativos para pensar en poner precio a los productos.

El ingeniero Montalvo explicó que el objetivo inicial del proyecto fue el de contribuir a mejorar la salud pública, cuidando la salud desde los primeros años de las personas. “La seguridad alimentaria tiene dos pilares: la cantidad de alimentos y la calidad de alimentos. Si ahora podemos consumir muchos alimentos pero la gran mayoría están contaminados, con esto garantizamos de que el producto sea inocuo y que tenga los nutrientes que necesita el organismo”, comentó.

El proyecto de Montalvo y Pérez fue reconocido con una mención de honor dentro del área de transformación industrial y manufacturera en la segunda versión del Premio Plurinacional de Ciencia y Tecnología 2015, convocada por el Viceministerio de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación. El Premio está pensado como "un reconocimiento a investigadores y tecnólogos cuyos resultados sean de impacto, desarrollo y fortalecimiento de la ciencia y tecnología en beneficio de sectores sociales y productivos del Estado Plurinacional".


Del total de proyectos presentados, fueron seleccionados 32, los que estuvieron en exposición en una feria el 30 de noviembre al 1 de diciembre, en ocho áreas de competencia: Salud, Desarrollo Agropecuario, Transformación Industrial y Manufacturera; Saberes Locales y Conocimientos Ancestrales; Recursos Naturales, Medio Ambiente y Biodiversidad; Energías, Minería y Tecnologías de Información y Comunicación.// PIEB.com.bo

Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »