Educación especial: Formación con esfuerzo y compromiso

Se acerca el inicio de clases y los centros de educación especial y las unidades educativas se preparan para afrontar el nuevo año escolar con las carencias de siempre, pero con la voluntad y esperanza intactos. Tal es el caso de Manos para el Mundo y Fusindo.

Manos para el Mundo. “No mires mis diferencias, dame tu mano para avanzar”, es el lema de la unidad educativa Manos para el mundo, que a pesar de las adversidades económicas, busca insertar en la sociedad a los niños con dificultades de aprendizaje.

Las condiciones de funcionamiento del centro son difíciles, ya que no tienen infraestructura propia y funcionan en las aulas de un kinder. Cristy Arteaga, directora del establecimiento, explicó que existen alumnos de diferentes condiciones económicas y se nota en la forma en la que tienen que trasladarse para llegar a la escuela.

"Los que tienen posibilidades económicas tienen silla de ruedas, pero a los más pobres los llevan cargando. Existe el caso de una señorita de 14 años que tiene que traer a su hermano cargando. Algunos tienen que tomar de 2 a 3 micros para llegar”, retrató.

La directora de la institución explicó que es complicada la situación para las familias de los menores, que en algunos casos los padres no sacan a los niños de sus casas por miedo a que sean discriminados.

Explicó que 3 profesoras de aula  enseñan el contenido educativo de la currícula escolar, y 2 en el área de estimulación temprana y fisioterapia, donde aprenden a tener una mejor motricidad en su cuerpo para poder desempeñarse diariamente. Pero no es suficiente, pues deberían haber al menos 2 psicólogos y más material para el aula.

Fusindo. De la misma manera, la fundación Síndrome de Down, ayuda a cerca de 200 niños y jóvenes a reinsertarse en la sociedad.

El centro se mantiene con el aporte que realizan los padres de familia, algunas empresas y eventos de recaudación, el gobierno solo le presenta algunos ítems que no son permanentes.

La directora del centro, María del Carmen Paredes, explicó que con dificultad, se logra ingresar en el programa de formación a todas las personas que se aproximan al centro, aunque algunos prefieren no pasar regularmente las clases, así que cada cierto tiempo vuelven a las clases.

Explicó que existen menores y hasta adultos de  50 años que asisten a las clases, en niveles de acuerdo a su edad.

Los que tienen hasta 6 años cuentan con un programa de educación temprana y posteriormente un programa de inserción escolar. Los mayores de 14 pasan cursos de 1ro a 3ro de primaria y talleres de jardinería, repostería, gastronomía y computación, entre otros. Estos talleres tienen el fin de insertarlos en el mundo laboral, "aportando económicamente y aprendiendo a valerse solos en la vida", relató Paredes. Explicó que con apoyo y formación, estos niños pueden salir adelante.

Algunos de los alumnos de Fusindo están trabajando en supermercados, en tiendas de cosméticos como empaquetadores o como asistentes de jardinería, entre otros oficios.

Paredes resaltó que en varios casos, la condición de estas personas no les quita la capacidad cognitiva que pueden desarrollar.

Algunas instituciones

-Aprondi

-Preefa

-Hogar Santa Cruz

-Fusindo

-Manos para el Mundo.

Normativas en formulación y en proceso de aplicación

Ley Avelino Siñani los incluye. Menciona la educación especial, que “comprende las acciones destinadas a promover y consolidar la educación con discapacidad, personas con dificultades de aprendizaje y personas con talento extraordinario en el Sistema Educativo Plurinacional”, parágrafo II del Art. 25 de la Ley Avelino Siñani. Elizardo Pérez.

Reglamentación en proceso. El Seduca está desarrollando un Reglamento de funciones para los Centros de Educación Especial y Unidades Educativas, para que sea enviado al Viceministerio de Educación Alternativa y Especial.

Esta reglamentación consistirá en un manual para los educadores, acerca de cómo debería ser el proceso educativo.// El Día


Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »