Chile: Piñera anuncia que 70.000 estudiantes perdieron el año

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció que 70.000 estudiantes de secundaria perdieron el año escolar, tras la paralización de clases desde hace cuatro meses debido a movilizaciones estudiantiles que exigen una mejor educación pública.

"Es muy doloroso ver cómo 70.000 niños van a perder su año escolar, pero un presidente tiene que preocuparse por los tres millones y medio de estudiantes y escolares que necesitan iniciar el segundo semestre y seguir avanzando", dijo Piñera en una entrevista difundida por el canal estatal TVN.

La cifra constituye el 2% de la matrícula total de los estudiantes secundarios, quienes desde mayo realizan manifestaciones que incluyen marchas, la ocupación de colegios y huelgas de hambre, que paralizaron las clases desde mayo.

Según el dirigente de los estudiantes Giorgio Jackson, el Gobierno tiene "una estrategia" para "traspasar" el costo de las protestas a los estudiantes. "El Estado debería ser garante de que se cumpla la obligatoriedad de haber estudiado hasta cuarto medio (último año de secundaria)", señaló.

Para Jackson, el Gobierno "también se tiene que hacer responsable de los 70.000 estudiantes", que en su movimiento por un cambio de sistema educativo han alcanzado "posiciones tan radicales" como tomarse las escuelas y dejar las clases. "Los estudiantes no son los que tienen que gobernar, el Gobierno tiene que dar estas soluciones", dijo el dirigente estudiantil.

El portavoz de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) de Chile, Freddy Fuentes, en declaraciones a TVN, pidió al Gobierno que sea "específico al momento de dar anuncios" y que aclare quiénes son los alumnos de educación secundaria que ya han perdido el año escolar, según un despacho de EFE.
Sistema. Piñera explicó que los 70.000 estudiantes perderán el año porque no se inscribieron en un plan que el Gobierno presentó en agosto para que los colegiales puedan recuperar las clases.

Según cifras del Gobierno, más de 160.000 escolares se inscribieron en este programa que propone acudir a clases en colegios que no estén ocupados, y que los estudiantes rindan exámenes en sus casas, previa preparación por internet. El sistema educativo de enseñanza primaria y secundaria chileno exige a los escolares cumplir el 85% de la asistencia a clases durante el curso. De lo contrario pierden el año.

Universitarios y profesores también se movilizaron junto a los escolares en manifestaciones que han influido en la caída de la popularidad del presidente Piñera a un 27%, la peor que ha registrado un mandatario desde que Chile retorno a la democracia. Las autoridades ya presentaron cuatro propuestas —desde que estalló el conflicto— que los estudiantes califican de "insuficientes".

Apuntes del conflicto en Chile

-Desconocidos dispararon contra un colegio tomado por estudiantes en Santiago, hiriendo a un joven de 17 años que se encontraba en huelga dentro del establecimiento. La herida no comprometió ningún órgano importante, según médicos del hospital al que fue ingresado.
-Las protestas estudiantiles estallaron a inicios de mayo en reclamo de los altos costos de la educación en Chile, que cuenta con uno de los sistemas educativos universitarios más privatizados del mundo tras las reformas aplicadas por la dictadura de Augusto Pinochet.

Dirigentes confirman el paro de mañana
Los estudiantes chilenos, movilizados desde hace cuatro meses en demanda de una educación pública gratuita y de calidad, ratificaron ayer su convocatoria a paro nacional mañana, mientras las conversaciones con el Gobierno para destrabar el conflicto permanecen en punto muerto.

Giorgio Jackson, dirigente de la Confederación de Estudiantes Universitarios de Chile (Confech), ratificó, en declaraciones a radio Cooperativa, la convocatoria a paro de mañana y reivindicó las cuatro exigencias planteadas por el movimiento estudiantil para sentarse a dialogar con el Gobierno.

"Lo único que nosotros estábamos pidiendo era que el proceso fuera transparente, sin doble agenda y que no significara amenazas de pérdida de beneficios para los más vulnerables", explicó Jackson, que también es presidente de los estudiantes de la Universidad Católica.

El ministro de educación, Felipe Bulnes, señaló el jueves que el Ejecutivo está dispuesto a aceptar que el diálogo sea "transparente" y a abogar porque las universidades no infrinjan la ley que establece que son instituciones con fines de lucro.

Sin embargo, el titular de educación rechazó las exigencias de los estudiantes de demorar el cierre del primer semestre académico en las universidades.// La Razón


Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »