Consejos para mejorar el estudio

En época de exámenes muchos estudiantes se afanan en aprender en poco tiempo gran cantidad de materia, no duermen lo suficiente, no se concentran ante los libros. El resultado es a veces inverso al que buscan. Te contamos consejos útiles para organizar el estudio.

UniBolivia

Tienes un examen, te quedas la noche anterior sin dormir, estudiando horas y horas a base de café o alguna bebida energética. Si hace esto lo más seguro es que al día siguiente recuerdes mucho  menos de lo que pensabas.

¿Sabes porqué? Tu memoria necesita el sueño para consolidar lo estudiado, cuando existe falta de sueño tendemos a tomar decisiones de manera más arriesgada.

Planifica sesiones de estudio cortas y frecuentes.

  • Es mejor estudiar una hora y descansar diez minutos y luego volver a estudiar una hora o media y otro descanso de diez minutos que pasarte tres horas seguidas estudiando. Este tipo de estudio maximiza el funcionamiento del cerebro. En los periodos de descanso es cuando el cerebro asimila el esfuerzo. De esta forma siempre entre estudio ha de haber periodos de descanso.

 

  • Estar sentado estudiando horas y horas sin parar, no solo es aburrido y frustrante sino que además tu cerebro llega un  momento que no asimilará bien y tenderás a distraerte con cualquier cosa.

Tómatelo con tiempo

  • Si preparas un examen u oposición planifica el estudio con tiempo, para que puedas tomarte algún día de descanso si estás saturado. Ese día o par de días sin estudiar pueden ser fundamentales para consolidar lo estudiado. Durante ese día o par de días, dedica solo una hora al día para repasar algún resumen o esquema del temario, (solo una hora) el resto del día descansa, haz deporte, o lo que más te guste.

  • Si sabes la fecha de un examen es más fácil planificar con tiempo el estudio para poder tomarte algún día libre, si te dejas todo el estudio para el final, te estresarás y retendrás menos información que si planificas el estudio con tiempo. Se previsor.

Estudia descansado, y relajado (sueño, técnicas de relajación, no estés dando vueltas a tus preocupaciones)

  • Las emociones influyen en tu capacidad para estudiar. Si no has dormido bien, si estás enfadado, tenso o preocupado tu cerebro no retendrá igual la información. Un cerebro descansado y motivado es como una esponja para retener información, sin embargo un cerebro lleno de pensamientos de estrés, ira, o miedo tiende a no asimilar prácticamente nada.

  • Si tienes un examen y notas no retienes, trata de hacer algún ejercicio de relajación, enfoca el estudio como un descubrimiento, aprendes cosas nuevas, céntrate en lo que haces y olvida por una hora (solo por una hora) todo lo demás.

Revisión rápida y diaria de lo aprendido ese mismo día

  • Cuando aprendemos algo nuevo es bueno revisarlo, repetirlo varias veces ese mismo día. Si no repasas ese mismo día y dejas pasar varios días ese aprendizaje es posible no se haya procesado como una información relevante y te cueste más recordarlo.

 

  • Sin embargo un vistazo rápido diario (resúmenes, o esquemas de lo aprendido) nos asegura que consolidamos y recordamos la nueva información y de esta forma será más fácil recuperarlas de la memoria.

Sigue una secuencia natural para aprender, de lo sencillo a los más complejo

  • Recuerda cuando eras pequeño. Primero aprendiste las vocales, las letras poco a poco a formar sílabas, palabras, luego frases. Divide el aprendizaje, en pasos más sencillos que combinados hagan el aprendizaje complejo más accesible. Comienza por lo que te resulte más sencillo y de ahí enlaza hacia lo más complicado.

  • Crea tus propias reglas nemotécnicas  para recordar (imágenes, dibujos, iconos, una palabra que englobe un párrafo etcétera)

Crea tus propias secuencias o historias con el contenido para recordar mejor

  • Un tema árido puede dejar de serlo si creas tu propia secuencia mental para recordarlo. Usa la exageración. Un concepto, la pronunciación de una palabra o cualquier otro dato puedes exagerarlo a la hora de recodar.

  • La hipérbole te puede servir como técnica para recordar muchos datos, de medicina, matemáticas, estadística. No olvides las reglas nemotécnicas

Crea tu propia rutina de estudio

  • Programa tus sesiones de estudio a poder ser a las mismas horas todos los días, tus periodos de descanso igual, para confeccionar una rutina. Crea un horario que debes seguir, te ayudará a centrarte mejor cuando tengas que estudiar y desconectes cuando tengas tus momentos de descanso.

  • No dejes de dormir, si estudias mejor de noche usa algunas horas de la noche y otras de la tarde pero no te quedes la noche sin dormir, al día siguiente tendrás que levantarte y lo estudiado no tendrás tiempo para retenerlo adecuadamente en la memoria.

Metas razonables

  • Si te pones metas razonables es posible lograrlas, si lo que te planteas es aprobar un examen u oposición teniendo muy poco tiempo para estudiar, es bastante difícil lo logres y te sientas frustrado y culpable.

  • Si quieres saltar un obstáculo comienza entrenándote en alcanzar obstáculos más pequeños y poco a poco podrás alcanzar obstáculos mayores.

UniBolivia

  • En el estudio y la vida establece metas accesibles, aunque te parezcan muy simples, lograrlas te llevará a sentir confianza en ti mismo. 

  • Reconoce la diferencia entre metas a corto, a medio y a largo plazo. Ten un sueño a largo plazo, es positivo y alentador, pero piensa que lo importante son los pequeños pasos que das día a día (y estudiar es uno de ellos), los que te llevarán a lograr estar cada día más cerca de tu gran sueño.

Depsicologia.com


Siguiente
« Prev Post
Anterior
Next Post »